[vc_row][vc_column][vc_column_text]

La climatización para el edificio que albergará a 1.400 funcionarios se realiza mediante 100 sondas a 100 metros de profundidad

I.G.Mardones.–  El complejo de sedes institucionales que el gobiernmo de Alemania está levantando en Berlín, cuenta con un nuevo edificio, el que albergará al Ministerio del Interior, dotado con instalaciones de geotermia para su climatización. La reconstrucción del famoso Reigstag (Parlamento) realizada por el arquitecto británico Norman Foster, se ha climatizado también mediante la geotermia.

El traslado de funcionarios y sedes desde la antigua capital en Bonn se va completando y conforma todo un barrio en torno al río Speer, la estación de ferrocarril, la Cancillería y el Reistag que permite a políticos, funcionarios y ciudadanos recorrer a pie la distancia que separa las sedes ministeriales y el Parlamento en un conjunto urbano único en el mundo, por su diseño y movilidad. Sólo las capitales ex novo, tipo Pretoria, Camberra o Brasilia tienen esa disposición unificada de los principales edificios públicos.

Alemania.Berlin Administraciones como la Alemania, País Vasco o la Comunidad de Madrid en España, suelen aplicar en la gestión arquitectónica de los edificios públicos -estaciones, sedes institucionales, escuelas, hospitales… criterios de eficiencia energética como medida para ahorrar costes energéticos en su climatización y ganar sostenibilidad ambiental ya que simultáneamente se evita la emisión a la atmósfera de gases nocivos que, además acentúan el cambio climático.

En el caso del nuevo Ministerio de Interior alemán, cuya inaguración se producirá a finales de abril, la geotermia proporciona calefacción ecológica para los duros inviernos berlineses y refrigeración durante el verano.

El edificio se yergue sobre una parcela de 40.000 metros cuadrados con una ligera pendiente. Dará cobijo a 1.150 oficinas y 1400 empleados repartidos hasta ahora en tres edificios desde que se mudaron desde Bonn. Ha sido diseñado por el estudio berlinés de los arquitectos Thomas Mueller y Ivan Reimann, tras obtener el primer premio de un concurso. Son autores también de la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores.

neubau_pdf


La instalación de geotermia de la que se han facilitado pocos detalles dispone de 100 pozos a una profundidad de 100 metros. El uso de la energía geotérmica y la utilización del calor residual de los centros de datos también contribuyen a amortizar el costo de la construcción que se estima en 20 años. Su coste se ha elevado de 175  a  208 millones de euros, después de tres años de construcción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.