I. G. Mardones.- Dos nuevas estaciones de las inauguradas en la ampliación de la línea 14 del metro de Paris trasferirán el calor del subsuelo a edificios residenciales de la superficie, informa la compañía operadora de la red publica del transporte de viajeros en la capital francesa RAPT (Red autónoma de transportes de Paris).

Los muros de las estaciones de Saint-Ouen-Region Ile de France (Seine-Saint-Denis) inaugurada el pasado 14 de diciembre y Porte de Clichy abierta el 28 de enero están forradas por miles de metros cuadrados de pantallas termoactivas que captan el calor subterráneo desde 50 metros de profundidad y lo transfieren por conductos hasta edificios residenciales en superficie.  Las compañías Soletanche Bach y Geothermal Profesionelle (BET) han ejecutado  el proyecto.



En el caso de la estación de Saint-Ouen está dotada de una bomba de calor que cubre las necesidades de calor y frío de todos sus locales, desde los vestuarios, oficinas e instalaciones sanitarias sí como entre el 45% y 65% de las de las necesidades de calefacción de un inmueble de 80 viviendas.

La bomba de calor de la estación de Porte de Clichy cubre el cien por cien de la climatización.

Entre ambas estaciones el aprovechamiento geotérmico del subsuelo permitirá reducir las emisiones en un 50%, sostiene la RAPT que asegura amortizar la inversión pasados los próximos 17 años.

El itinerario compuesto por 11 estaciones que cruza París de norte a sur se realiza en horas valle en 29 minutos.

Este tipo de instalaciones son las que inspiran Madrid Subterra una entidad pública que aboga por el aprovechamiento de los recursos térmicos del subsuelo de Madrid, desde las aguas residuales al metro tras la instalación geotérmica exitosa en la estación de Pacifico del metro madrileño.

Por Inmaculada G. Mardones

Periodista, de vuelta de El PAIS tras más de 27 años. Licenciada en Ciencias Políticas y por un tiempo, directora de comunicación del Ministerio de Fomento en la legislatura 2004-2008. Arquitectura, arte, comunicación política, gastronomía, redes sociales, infraestructuras públicas, agua, energías renovables...