I. G. Mardones.- La compañía francesa Albioma, especializada en desarrollos energéticos renovables con fotovoltaica y biomasa en territorios de ultramar, isla Mauricio y Brasil, se estrena en el sector geotérmico al adquirir una participación mayoritaria del 75% en la central turca de Gümüşköy (suroeste) con una capacidad de generación de 13 MW.

El 25% restante de la planta ha sido adquirido por Egesim, un veterano proveedor de servicios industriales en Turquía. Esta es la primera planta de energía geotérmica de Albioma, según informa la compañía.

Planta geotérmica de Gümüşköy, cerca de Esmirna

La adquisición amplía el portafolio de Albioma con un nuevo activo energético caracterizado por un importante valor técnico, que se complementa con la biomasa y la fotovoltaica. Diversifica el mix productivo del grupo y refuerza su estrategia de incrementar la proporción renovable entre el 95% y el 100% para 2030. Durante 25 años, ha desarrollado una asociación única con la industria azucarera brasileña para producir electricidad a partir del bagazo, el residuo fibroso de la caña de azúcar.

La central eléctrica de Gümüşköy dispone de licencia para operar hasta 2040 y la posibilidad de ampliarla diez años más. Entró en servicio en 2013 con una capacidad bruta de 13,20 MW. Utiliza la trasferencia de calor desde cuatro pozos de producción y dos de reinyección y vierte a la red turca 45 GWh anuales a 87,70 euros el MWh.

El primer acuífero geotérmico del que se alimenta, situado entre los 100 y 400 metros de profundidad alcanza una temperatura promedio de 100° C. El segundo se ubica entre 800 y 1400 metros de profundidad, con una temperatura promedio de 150° C y el último a 2.000 metros con una temperatura promedio de 180° C.

Turquía con una capacidad instalada cercana a los 1.600 MW ocupa el cuarto lugar mundial por capacidad geotérmica instalada, con un potencial considerable para el desarrollo futuro.