En 2018 la geotermia profunda francesa alcanzó una producción de 2,6 TWh

Para 2028 la programación plurianual tiene previsto elevar la producción entre 3,7 y 5,4 TWh

Poblaciones con redes de calefacción urbana por geotermia en la isla de Francia (Paris)

El número 122 de la revista bimensual de ADEME, el equivalente francés del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) es un monográfico dedicado al estado de la geotermia profunda en Francia y las enormes perspectivas del aprovechamiento de este recurso para refrigerar y calentar edificios y otros usos industriales. Esta es la reproducción de su artículo principal.

Desde la cima de sus cinco décadas de existencia, la industria geotérmica profunda francesa sigue siendo rica en promesas. Panorama de un sector en plena ebullición en el que donde Ademe juega un papel impulsor

Captar las calorías almacenadas en el suelo o el subsuelo para aprovechar la energía disponible los 365 días del año … Éste es el principio básico de la energía geotérmica. Buscar el calor a unas pocas decenas de centímetros bajo la superficie para calentar o enfriar una casa, o a varios cientos de metros de profundidad para suministrar redes de calor o producir electricidad explotando temperaturas que pueden superar los 200 ° C.

«Aunque el público en general ha oído hablar del primer uso, la energía geotérmica profunda permanece en gran medida desconocida”, dice Philippe Laplaige, asesor experto en energía geotérmica en el Departamento de Producción y Energías Sostenibles  de  la Agencia de Medio Ambiente y Gestión Energética (ADEME).  “Sin embargo, es renovable, limpia, con bajas emisiones de gases de efecto invernadero, no depende de las condiciones climáticas, requiere por lo general un bajo costo operativo y, además, ¡Francia es pionera en este campo!”

 De la isla de Francia  a las fallas alsacianas

Todo se inició en 1969 con la perforación de un» doblete «de pozo en Melun (Seine-et- Marne) para explotar el agua contenida en el Dogger, un acuífero de piedra caliza de varios miles de kilómetros cuadrados que recorre la mitad norte de Francia. «El movimiento se aceleró en los años 1970-1980 a raíz de las crisis del petróleo. Paris ha visto florecer muchos proyectos, hasta el punto de que la región hoy en día tiene la mayor concentración de instalaciones geotérmicas profundas en el mundo. (46), abasteciendo a 42 redes de calefacción», continúa Philippe Laplaige.

Otras regiones también se han interesado por el potencial geotérmico de su subsuelo. Este es el caso de Aquitania, donde hay muchas formaciones de acuíferos y las posibilidades de explotarlos son variadas: calentamiento de piscinas, invernaderos, piscifactorías o redes de calor, como la que debería servir a 28 000 viviendas en la orilla derecha de Burdeos para 2020 …Y es también el caso de los territorios de ultramar (Guadalupe, Martinica, Reunión, Mayotte, Polinesia) donde el escenario volcánico de estos territorios ofrece un potencial interesante para la producción de electricidad, que ya es un logro notable, en Bouillante en Guadalupe (central de 4,7MW 1985 + 11 MW 2005 y otra de 10 MW en proyecto hasta alcanzar los 45MW en 2023).

En fin, gracias a Alsacia, Francia también está a la vanguardia del sistema geotérmico EGS (Sistema Geotérmico Estimulado), lo que permite explotar depósitos muy profundos, naturalmente fracturados, para suministrar centrales de cogeneración geotérmica dedicadas a abastecer calor a redes de calefacción urbana o procesos industriales.

Eliminar los frenos económicos

¿Seguir avanzando? «Por el momento, el desarrollo del sector tropieza con dos obstáculos: por un lado, el conocimiento aún insuficiente de los recursos potenciales del subsuelo francés y, por otro, el costo de la perforación, que sigue siendo alto», especifica Philippe Laplaige. «La combinación de estos dos factores tiene un efecto disuasorio sobre los actores: No podemos esperar que incurran en sumas sustanciales en explorar sin ninguna certeza real de encontrar un yacimiento explotable!»

Fondos de garantía


Tras crear un primer instrumento de garantía a principios de la década de 1980 para impulsar la producción de calor geotérmico de los acuíferos profundos, la administración francesa a través de ADEME estableció en 2008 un nuevo sistema para apoyar la reactivación de la actividad. En diez años de existencia, el fondo de garantía otorgó 9 millones de euros (2,7 millones de euros de la región de Ile-de-France) ha firmado 31 convenios: 17 para nuevos proyectos y 14 para programas de rehabilitación de operaciones existentes. Cuatro proyectos se han beneficiado de estos fondos por un montante de dos millones de euros

Por Geotermiaonline

Periodista, de vuelta de El PAIS tras más de 27 años. Licenciada en Ciencias Políticas y por un tiempo, directora de comunicación del Ministerio de Fomento en la legislatura 2004-2008. Arquitectura, arte, comunicación política, gastronomía, redes sociales, infraestructuras públicas, agua, energías renovables...