La E.C. Scranton Memorial Library de Madison en Nueva Inglaterra espera amortizar en 9 años la inversión

La geotermia con apoyo fotovoltaico ha reducido un 35% la factura energética del edificio

Geotermiaonline.- La biblioteca E.C. Scranton Memorial de Madison en Nueva Inglaterra, una de las más antiguas de los Estados Unidos ha aprovechado la ampliación de sus 1.860 metros cuadrados útiles hasta casi los 2.800 para instalar climatización calor/frío por geotermia y reducir su factura energética.

Según informa el diario New Haven Register, los 13 millones de euros destinados a la ampliación de la veterana biblioteca, muy ligada a la comunidad costera local desde hace más de 121 años, se estima un presupuesto acertado. «Lo consideramos como una inversión a largo plazo», afirma Graham Curtis, responsable de la rehabilitación. «Este edificio ha existido durante más de 100 años y hemos tratado de asegurarnos de que permanezca funcionando otros 100 años más». La rehabilitación del centro gestionado por una entidad sin ánimo de lucro, ha contado con una ayuda municipal de 8 millones de euros y otros 1,7 procedentes del estado de Connecticut.

Localización de la Biblioteca Scranton Memorial en Madison, Connecticut,

Hasta ahora la climatización de la biblioteca se efectuaba con una caldera de gasóleo. El nuevo equipamiento está dotado con 25 pozos de extracción de energía geotérmica del subsuelo perforados en dos meses y medio bajo el estacionamiento ampliado de la biblioteca. La ampliación se ha aprovechado también para instalar en su tejado placas fotovoltaicas de apoyo a la bomba de calor que utiliza energía eléctrica para su funcionamiento con lo que se incrementa aún más el ahorro energético.

Curtis sostiene que el sistema de calefacción y refrigeración geotérmica ha comenzado a reducir las facturas de energía del centro en un 35 por ciento. «Al combinar una matriz solar y un sistema de calefacción geotérmica, las facturas de energía de la biblioteca se están reduciendo a la mitad».

El edificio figura catalogado en el registro Estatal de Lugares Históricos, lo que hubiera sido imposible instalar paneles solares en su tejado original. Con la ampliación se ha podido hacerlo, sin afectarlo.

La rehabilitación ha puesto fin a un larguísimo proceso de debate comunitario durante casi quince años, con un referéndum por medio en 2008 que la rechazó. En 2017 se aprobó un proyecto reducido cuyas obras se iniciaron en octubre de 2018.