Blog geotérmico

La geotermia entra en campaña….en La Rioja

Inmaculada G. Mardones

¿Será cierto, que en plena campaña electoral para las elecciones autonómicas (y municipales) el programa de una candidatura incluya el desarrollo de la geotermia? Cierto. Según informa el digital Nuevecuatrouno de La Rioja, la candidata del PSOE a la presidencia de La Rioja, la enóloga @ConchaAndreu, se ha comprometido a impulsar la transición ecológica y convertirla en una de sus prioridades.

Concha Andreu, candidata a la presidencia de La Rioja

Si gana las elecciones, la cabeza de lista al parlamento riojano pondrá en marcha una Oficina de Coordinación Geológica que desarrolle entre otras funciones el cuidado y la gestión del agua, potenciar

Otra de sus apuestas es potenciar la generación de energía renovable de tipo fotovoltaico de autoconsumo en los hogares riojanos con el objetivo de multiplicar por 30 las instalaciones de este tipo en los próximos tres años.

Lo inaudito es que una candidatura como ésta de La Rioja destaque el papel tan relevante que debe tener la energía geotérmica en un territorio, en este caso, la Rioja Baja ya que “es un área con un gran potencial geotérmico fruto de su termalismo” ha señalado Andreu, tras destacar que “la geotermia supone un ahorro de hasta un 80 % respecto al gasóleo y del 70 % en relación al gas. Es la geotermia la única energía renovable inacabable, barata y sin transporte desde el punto de generación”. A tal fin, ha anunciado, entre otras iniciativas, la creación de una Oficina de Coordinación Geológica de La Rioja.

Los Balnearios en La Rioja son conocidos desde la época romana. En algunos casos como las afloraciones en la sierra de Cameros, alcanzan temperaturas de 52,5º C. Aunque en el siglo pasado la región contaba con cinco balnearios: Arnedillo, Grávalos, Cervera del Río Alhama (Albotea), Cornago y Torrecilla en Cameros (sólo los dos primeros permanecen abiertos), los amantes de las aguas termales conocen actualmente bien los dos primeros.

Según los estudios del Instituto Geológico Nacional (ITGE) los grandes sinclinales del País Vasco, norte de Bur-gos y La Rioja, dominados por materiales permeables mesozoicos -areniscas del Bunt, carbonatos del Jurásico, arenas y calizas cretácicas- pueden alojar en profundidades superiores a 3.500 metros, temperaturas por encima de los 100-120 ºC, lo que permitiría su aprovechamiento para uso directo en climatización. También serían explotables para la generación térmica de electricidad.

Las populares pozas al aire libre de Arnedillo./
Pozas termales a la intemperie en el balneario de Arnedillo

Contrasta que mientras la cultura termal riojana está extendida, el aprovechamiento geotérmico no alcanza el mismo nivel, como sucede en Galicia o Cataluña. Por eso merece destacarse que una política enóloga apueste por la explotación de este recurso en su programa de objetivos para el impulso de los recursos energéticos renovables.

En las fechas de este escrito, las encuestas dan por ganadora, sin demasiada holgura, eso sí, a la candidatura de Andreu, con lo que se pondría fin al dominio de más de 20 años de un gobierno conservador en La Rioja.

Características de las aguas subterráneas de la Rioja para su aprovechamiento térmico. IDAE

Si los votos respaldan la elección de Andreu -las encuestas la dan por ganadora, sin demasiada holgura, eso sí, con lo que se pondría fin al dominio de más de 20 años de un gobierno conservador en La Rioja, la senda iniciada por Terán en Ollauri con sus bodegas climatizadas por geotermia dejarán de ser una referencia en la región.

Funcionamiento del sistema geotérmico que climatiza Bodegas Marqués de Terán

Su senda se ha desarrollado paralela con la ejecución de las ocho viviendas Juan Lobo en Logroño, el primer edificio con climatización 100% geotérmica de toda La Rioja, totalmente autónomo en calefacción y refrigeración. Otra instalación de referencia es la calefacción por suelo radiante geotérmico de la iglesia de Torralba mediante una bomba de calor geotérmica de 15 kW alimentada por dos pozos de 100 m de profundidad. La misma instaladora SAPJE diseñó el proyecto mixto de climatización por geotermia del Polideportivo Las Gaunas (Logroño) con caldera de condensación de 300 kW, una bomba de calor geotérmica de 204 kW de potencia térmica y 180 kW de potencia frigorífica; 15 pozos de 150 m de profundidad, dos climatizadoras y 16 placas solares, con lo que se ha logrado alcanzar un ahorro del 95% en la facturación energética y una reducción de las emisiones directas a la atmósfera del 95%. Sapje también participó en el diseño de la instalación de refrigeración por geotermia de la Consejería de Servicios Sociales de Logroño, con un campo de captación ejecutado en el aparcamiento exterior del edificio. Gracias a esta intervención la demanda total energética en verano queda cubierta con geotermia.

Mapa de situación de acuíferos para su uso térmico con bomba de calor en la Rioja. IDAE
Mapa de potencia térmica superficial de La Rioja. IDAE




¿Cuándo llegará la transparencia a la geotermia?

Acabo de ver por azar la página Observatorio global de la energía. Un portal sostenido por investigadores de la universidad de Nuevo México. Qué gusto! Contiene un recopilatorio mundial de todas  las plantas de generación por tipo de combustible o recurso utilizado. Yacimientos de hidrocarburos,  plantas fotovoltaicas, solar térmicas, parques eólicos, almacenes de  CO2, plantas hidroeléctricas.. bueno.. españolas solo figuran 13, cuando hay varios centenares. No importa. Supone un enorme esfuerzo recopilatorio de datos globales enormemente útil, una especie de wikipedia de la energía.

También figuran todas las plantas geotérmicas operativas por países. España no figura porque no las tiene. En la crisis del petróleo de los años setenta se hizo un esfuerzo exploratorio en Lanzarote y algún otro emplazamiento, sin ningún éxito. Nadie creería que a 3.000 metros de profundidad no se encontrara ningún yacimiento geotérmico de alta temperatura, cuando a los turistas les muestran en algunos lugares cómo se fríe un huevo al aire libre con el calor que emana de las profundidades.

Viene esto a cuento por la ausencia total de datos españoles en cualquiera de las estadísticas europeas sobre instalaciones de baja entalpía geotérmica. Esas instalaciones que forzosamente tienen que figurar en los registros de los ayuntamientos, las comunidades  autónomas y las confederaciones hidrográficas. Con la burocracia administrativa que se ven obligados a tramitar para conseguir los permisos resulta que no hay constancia de los edificios que se climatizan por geotermia, ni la potencia de sus instalaciones.

Vamos hacia atrás. Un país como los Estados Unidos, donde cada estado es como España entera, tiene al día cualquier estadística de ámbito nacional por estados. Aquí la ley de transparencia no debería ser sólo para conocer datos políticos. Debería obligar, como hace el Instituto Nacional de Estadística, a que todas las administraciones compartan sus datos de manera que puedan ser sistematizados a nivel nacional.

Todavía recuerdo la incredulidad con la que escuchaba a un alto cargo del Ministerio de Sanidad no hace más de un lustro, cuando preguntado sobre las listas de espera por comunidades autónomas dijo lo siguiente: «Nos han dicho que nos las facilitan a condición de que no las hagamos públicas». Si se hiciera lo mismo con las tasas de paro o cualquier otra estadística..

El Ministerio de Industria, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) que gestiona muchas subvenciones a instalaciones ¿no tienen capacidad para realizar un registro y obligar a las Comunidades Autónomas a inscribir las instalaciones geotérmicas como se hace en todo país que se precie?

En Suecia, todos los fabricantes e instaladores que intervienen en climatización geotérmica y todos los niveles de las administraciones públicas que las regulan acordaron gestionar los permisos en menos de un mes.  Y han puesto la información en la red, de manera que se visibilizan todos los pozos existentes para que cada nueva instalación conozca el «cordón» de distancia mínima que debe respetar para no afectar su normal funcionamiento.

Si a esto se añade el secretismo de los propios operadores del sector, extremadamente celosos de sus portfolios, ante el temor de que la competencia les arrebate un cliente potencial, si hacen público el proyecto que tienen entre manos, el círculo de «Spain, no data» se completa. País

 Inmaculada G. Mardones / 13 de febrero 2016
[social link=»https://twitter.com/Geotermiaonline» icon=»62218″][social link=»https://plus.google.com/108048648027275524468″ icon=»62224″][social link=»http://www.linkedin.com/profile/view?id=57485640″ icon=»62233″]

 

Lanzar una trola y no desmentirla

Con el dinero no se juega y con las ilusiones tampoco.. se debería. A finales de septiembre pasado, cuando el Senado daba los últimos toques a los Presupuestos de 2016 – esos compromisos que todo el mundo dice serán papel mojado en cuanto otro gobierno tome las riendas del país a primeros del año próximo-, todos los medios económicos y los especializados en inmobiliario y energía divulgaron a bombo y platillo una excelente noticia. Montoro se prestaba a estimular la creación de empleo y mejorar la eficiencia energética de los edificios.

Una enmienda presentada en el último momento a los Presupuestos ofrecía descuentos de hasta el 20% en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para aquellas iniciativas destinadas a la rehabilitación de edificios que deriven en ahorro y mejora de su eficiencia energética. Estímulos para rescatar oficios arrojados al paro por el estallido de la burbuja del ladrillo y reactivar sectores directa o indirectamente penalizados por su dependencia de la construcción: fabricantes de materiales, climatización, aislamientos, instalaciones, energía…

La alegría se aireó hacia todos los puntos cardinales, bien es verdad que sin citar los nombres y apellidos de las fuentes y sin el aval del ministerio de Hacienda. Decían que a partir de enero de 2016 entraba en vigor el descuento del IBI mediante una reforma de la ley de las Haciendas Locales (2004). La reforma permitiría a los ayuntamientos rebajarlo «hasta un 20%» a los inmuebles urbanos rehabilitados con ganancias del certificado de eficiencia energética al tipo A. Esta bonificación iría disminuyendo a medida que la calificación del inmueble ascendiera a rangos menores: hasta un 16% para los certificados tipo B, el 12% al C,  8% al D, 4% para el E. «Cuenta para su aprobación con la mayoría absoluta del proponente, el PP y la buena predisposición de otros grupos políticos».

En su exposición de motivos, dicen que decía que mediante «esta enmienda se propone fomentar la construcción y adquisición de bienes inmuebles energéticamente eficientes, así como la realización de instalaciones u obras para la obtención de la referida certificación», según fuentes próximas a José Manuel Barreiro presidente del grupo popular.

La  comentada enmienda no se presentó y no dió tiempo a impedir que el toque de campanas diera alas a concejales de corporaciones como la de Valencia, Madrid y hasta la propia Federación de Municipios y provincias (Femp) para anunciar sus descuentos a rehabilitaciones destinadas a mejorar el aislamiento térmico de viviendas y edificios.

¿Se crearía un caos discriminatorio en función de las dispares ordenanzas fiscales de los más de 8.000 corporaciones municipales? Ninguna explicación. Ningún desmentido.

No hay motivo para emitirlo porque nadie lanzó oficialmente la medida. Pero tampoco se salió al paso cuando los medios lo lanzaron al vuelo.

«Nos habíamos ilusionado» admite con resignación Alberto Aceña Moreno, gerente de la Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reforma (ANERR) que acaba de celebrar su congreso. «Se habían creado muchas expectativas en el mercado. La marcha atrás ha supuesto un varapalo a su confianza en las decisiones políticas. Seguiremos trabajando para que incentivos  fiscales sobre el IBI, el IRPF y la agilización de licencias contribuyan a mejorar la eficiencia energética del parque inmobiliario».

Frustración, desilusión, globo sonda. Una trola monumental sobre unos supuestos incentivos definitivamente inexistentes en los Presupuestos para 2016 que el BOE publicaba el pasado 30 de octubre.

 Inmaculada G. Mardones / 2 de noviembre 2015

[social link=»https://twitter.com/Geotermiaonline» icon=»62218″][social link=»https://plus.google.com/108048648027275524468″ icon=»62224″][social link=»http://www.linkedin.com/profile/view?id=57485640″ icon=»62233″]


Ya está bien con los precios temerarios

No falla. Cada vez que se contacta con un instalador profesional de geotermia llueve en cascada las quejas por la pésima situación del sector y la guerra de precios a la baja o los presupuestos temerarios, como suele ser común en las obras públicas. En este caso los contratistas se las apañan en España con la triquiñuela de los «modificados» que les permite duplicar o triplicar el presupuesto inicial con el que ganaron el concurso.

Los pequeños suelen responsabilizar de esos costes temerarios a las empresas grandes, pero desgraciadamente no es el caso, porque sobran los dedos de una mano para enumerar grandes constructoras o empresas geotérmicas en activo en España. La geotermia sigue siendo irrelevante en este país, frente al despliegue desproporcionado de  instalaciones de otras fuentes de energías renovables, impulsado más que otra cosa por el incentivo de unas primas, en lugar de una política basada en la filosofía de la sostenibilidad, hasta el punto de desvirtuarse en productos financieros. Nada que ver con el objetivo para el que fue planeado.

Arbe5Viene a cuento, tras charlar con Pedro Díez de Ulzurrum, directivo de Gealia-nova , la empresa instaladora de la climatización por geotermia del Hotel Arbe, galardonado por el Gobierno Vasco con el Premio al mejor establecimiento turístico de 2015. El premio destaca el valor añadido de innovación que aporta al sector, ya que combina su ensamblaje con el entorno natural donde está ubicado, el concepto de sostenibilidad implícito en su construcción y su climatización por geotermia.

Ulzurrun, apenas recuerda ya cómo se fraguó la contratación de su empresa por Iñaki Arin y su esposa Itziar Sukia para elegir la geotermia como fuente renovable para la climatización de su pequeño hotel con encanto, allá por 2008 en pleno estallido de la crisis y la burbuja inmobiliaria. Apenas se conocía entonces qué era eso del aprovechamiento del calor de la tierra para calentar y refrigerar un edificio, con ahorros de hasta el 70% sobre otros sistemas.

¿Cuántas proyectos geotérmicos habéis desarrollado desde entonces? Ulzurrun cita el campus de la Universidad de Deusto en San Sebastián construido por Acciona y poco más. Y eso que en el País Vasco la geotermia figura entre las energías renovables subvencionables por la comunidad autónoma y el propio ejecutivo ha propiciado la instalación de geotermia en sus edificios públicos.

De hecho, Gealia-nova se ha volcado en otro tipo de instalaciones porque no les sale a cuenta la geotermia. «Están tirando los precios y con la geotermia hay un límite, no se puede hacer», dice lamentándolo. Tiran los precios las empresas sin maquinaria adecuada para las perforaciones geotérmicas y sin técnicos capacitados en el conocimiento, el análisis y el manejo de la idoneidad del suelo donde instalar las sondas geotérmicas y su dimensionamiento correcto.

Una fallida instalación geotérmica no tiene marcha atrás, ni reparación. Hay que proyectarla de nuevo. Y con el coste que conlleva, aunque sea temerario, la reputación se cae por los suelos, nunca mejor dicho. Las empresas serias deberían comprometerse a garantizar sus instalaciones. Y los promotores -muchos de ellos públicos- que las contratan deberían exigir un periodo de responsabilidad sobre su buen funcionamiento. Sólo con este compromiso mutuo se acallarían las constantes quejas que penalizan el buen nombre y la eficiencia de la única energía renovable al cien por cien disponible.

Inmaculada G. Mardones / 22 de octubre 2015

[social link=»https://twitter.com/Geotermiaonline» icon=»62218″][social link=»https://plus.google.com/108048648027275524468″ icon=»62224″][social link=»http://www.linkedin.com/profile/view?id=57485640″ icon=»62233″]


Aparcada la Ley de Minas, ¿qué ocurre con las competencias autonómicas?Holanda.Pozo.hortiDaily

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha aparcado hasta mejor ocasión la reforma de la Ley de Minas y su adaptación a la Constitución. En principio planteó tramitarla conjuntamente con la Ley de Hidrocarburos pero el sector de la geotermia y consejeros de industria autonómicos del propio partido del Gobierno criticaron duramente el borrador de la ley minera.

Mientras la Ley de Hidrocarburos ha seguido su trámite y ha introducido incentivos fiscales a las administraciones locales y regionales para estimular la investigación y exploración mediante nuevas tecnologías y vadear su oposición a una actividad que no les reportaba ningún beneficio, la de Minas se ha quedado en la cuneta.

El borrador de la Ley de Minas introducía un impuesto a la geotermia que ha sido unánimemente rechazado. Consideraba el sector que la geotermia no se puede equiparar a la explotación minera. En el caso de la geotermia somera, la única que se aplica en España, requiere inversiones intensivas de capital inicial pero no obtiene rendimientos económicos de la explotación, lo que no es el caso en las instalaciones para climatización de instalaciones o edificios que se ejecutan en España. Sin hablar de la geotermia de alta entalpía o alta temperatura en grandes profundidades para generación eléctrica del que no existe ningún ejemplo en desarrollo, frente a las experiencias que se llevan a cabo en el resto de Europa.

Expertos del propio Partido Popular señalan que bastante tiene la geotermia al competir a palo seco, sin ninguna prima, con las demás energías renovables que si las reciben.

Tampoco está satisfecho el sector industrial ni la comunidad científica con el parón porque ha colocado en  el limbo constitucional la actividad relacionada con la geología y exploración de los recursos subterráneos.

Lo primero que asumieron las Comunidades Autónomas en la última reforma institucional del Estado fueron las competencias mineras y las ambientales. El episodio del desastre de Aznalcóllar del que la empresa sueca Bolidén ha salido indemne, sin asumir ni un sólo euro del enorme coste de reparación sufragado por los contribuyentes españoles, es una referencia.

El conflicto o la utilización política desencadenada por los permisos de exploración de hidrocarburos no convencionales, otra.

Desde la comunidad científica y los propios agentes del sector se preguntan cómo es posible que el Gobierno sacara un borrador de la Ley de Minas de manera tan precipitada, sin debatir con expertos, sin un contraste con las propias Comunidades Autónomas, sin madurarlo.

Pero la pregunta clave va más allá. Es más conceptual: ¿qué política sobre los recursos subterráneos y su gestión asume este Gobierno? ¿Qué competencias globales debe mantener el estado y cuáles las autonomías para que la sociedad y los sectores implicados tengan claro el marco jurisdiccional en el que operan?

Y, a propósito de la inquietante actualidad de los  materiales y tierras raras, tema colateral a este blog, fuentes del sector reclaman que ha llegado la hora de que el Gobierno de España defina su posición y proteja los potenciales recursos estratégicos, existentes en el territorio nacional, como se han anticipado a regular ya otros países avanzados.

Inmaculada G. Mardones, editora de geotermiaonline.com

Lunes, 19 de mayo, 2015